Capítulo 5

11 Oct

Ver capítulo 1. Ver capítulo 2. Ver capítulo 3. Ver capítulo 4.

“Golpeaba y golpeaba”

-Nos han robado, anoche desde la ventana vi como esa zorra del 6º salía de aquí con nuestras cosas y las escondía por todo el solar!  Traedmela aquí, vamos a darle una sorpresa….

Iba a comprar el pan cuando aquellos energúmenos vinieron a por mi, uno me agarró del brazo y me obligó seguirlos. Tenía miedo, me hacía daño. Al principio me resistí, pero luego me acordé de la trastada del día anterior, me habían descubierto seguro, no me serviría de nada salir corriendo, así que acepté mi destino pasase lo que pasase, no iba a acojonarme al fin y al cabo me lo merecía. Me llevaron al solar donde Carlos esperaba con un cabreo monumental, el miedo volvió, lo alejé de nuevo. Tras unos cuantos gritos, amenazas y zarandeos me obligaron a buscar todas las mierdas que había escondido la noche anterior, siempre bajo la atenta mirada de aquellos perros.

Una tras otra busqué todas las cosas y las fui llevando ante ellos, me llevó unos 15 minutos, 15 minutos durante los que no paraban de insultarme, gritarme y lanzarme alguna que otra piedra. Lo último que rescaté fue una especie de tubería hueca dentro de la cual había encajado un pedrusco, no podía sacar la piedra así que con piedra incluida llevé el último trasto donde estaban los chicos con tal mala suerte que resultó que aquella tubería hueca era la corona de mando de Carlos en sus reuniones de mariquitas, ja, ja, ja, se me escapó  la risa. Carlos clavó sus ojos en los míos, me agarró del pelo y me obligó a desencajar aquel pedrusco, no podía, estaba bien encajado, riéndome comencé a golpear la piedra contra unos bloques de hormigón…Carlos me tiró más fuerte del pelo, pero yo no podía dejar de reirme, me lo imaginaba con aquel tubo encajado en la cabeza diciendo chorradas a sus perros en plan rey del mundo, poco a poco en mi cabeza la piedra encajada en el tubo se fue transformando en la cabeza de Carlos y yo la golpeaba y golpeaba contra el cemento riéndome cada vez más fuerte…entonces ocurrió….Carlos me soltó, miró a los demás, ellos le devolvieron la mirada, una mirada de terror y salieron corriendo. No podía creerlo, había ganado, a jajajaj, siiiiiii!!!! ja,ja, ja, ja, mariquitas!! la risa no duró mucho, noté un fuerte dolor en las piernas, miré hacia abajo, decenas de avispas habían salido de entre los huecos del cemento y me picaban sin compasión, corrí lo más rápido que pude…..

(ring, ring, ring)

– Hola nena!.

– ¿Vendrás pronto hoy? no te puedes creer lo que me acaba de pasar.

– ¿Ocurre algo?.

– No, no, es solo que Javi me ha regalado un cómic que cuenta una historia que me pasó a mi cuando era pequeña.

Querrás decir que se parece a algo que te pasó…

– No, no, quiero decir que es idéntico a lo que me pasó a mi, hasta parecía que los personajes fueran los de mi propia historia, y el sitio donde sucedía y TODO!

Ahora voy para allá, no hagas cena, pasaré por el japonés de camino a casa.

FIN…

pongo fin por que no hay nada más escrito en el cuaderno, así que cada uno puede imaginarse el final que más le apetezca, conforme he ido transcribiendo la historia cada vez tengo más claro que esto era el principio de un guión para un cómic, pero como abandoné mi carrera pues así se quedó, espero que os haya gustado.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: